Un aborto, una perdida.

Esto es algo que escribí hace dos años. El 17 de noviembre de 2009. Acababa de perder un bebé, pocas semanas después de saber que se estaba gestando dentro de mi. El tercero de nuestros hijos que se marchaba. Hoy nuestro pequeño P. cumple seis meses de vida y seguro que por ese motivo están muy presentes en mi en este momento, así que he decidido publicar lo que escribí ese día. Porque hoy me invade la tristeza de no haber podido estrecharlos en mis brazos con toda la fuerza de mi amor, de no haber podido amamantarlos, de no haber dormido junto a ellos oliendo su pequeño cuerpecito. Esos hijos que tengo pero que no conocí, esos hermanos de mis retoños no nacidos, están en nuestros corazones siempre. Nos han hecho crecer tanto como los dos hijos que nos acompañan, los queremos, los amamos.


"Esta no ha sido una buena semana. He vuelto a perder un bebé de apenas nueve semanas de gestación. Nuestro Bebé, nuestro hijo.


Me siento extraña. No tengo esa sensación de perdida de las dos veces anteriores, hay tristeza en mi sí, pero no me inunda la amargura. No sé, quizás me he acostumbrado a esto, quizás me he vuelto algo inhumana y ya no valoro igual la vida de un hijo, o quizás es porque he decidido creer que si se ha marchado es porque así lo ha decidido mi Bebé. También me aferro a la idea de que después de dos abortos nació nuestra maravillosa hija, y que eso volverá a suceder cuando el ser que va a ser nuestro próximo hij@ decida, pero sucederá, ¿porqué no iba a ser así?.


Durante el transcurso de las semanas de embarazo, no he buscado muchos momentos para encontrarme y entregarme a ese Maravilloso Ser que habitaba en mi. Me he sentido culpable por ello, pero ahora considero que Él escogió venir a mi vida en este momento, en que mi cabeza esta dispersa y mi tiempo absorvido. Ese pequeño y dulce bebé que me ha dado una felicidad inmensa durante esas semanas y debo agradecerle habernos elegido a nosotros como su familia.


Pienso mucho en qué sentido a tenido este aborto. Y no lo sé. Pienso en que es lo que tengo que arreglar para que esto no vuelva a suceder, que otro Hijo nuestro no venga para marcharse tan pronto. Deseamos ser padres de nuevo, ¡y lo deseamos tanto!.


Si te quedas con lo que te dicen los ginecólogos... salimos perdiendo. Porque según ellos el 50% de los embarazos no superan el primer trimestre. Pero nosotros llevamos tres embarazos no superados de cuatro. Aunque siento la tranquilidad de saber que tenemos un estudio de infertilidad que dice que estamos completamente preparados para ser papis juntos.


Prefiero quedarme con lo que me dicen mis grandes doulas, Paula Crespo y Rocío Martín. Que no todo en este mundo lo controlamos nosotros y esos Seres de Luz que vienen a ser nuestros hijos, tienen un camino decidido antes de venir a nuestros cuerpos, y ese camino a veces puede ser tan efímero como el de mi pequeño Bebé. Sólo Ellos saben el motivo de porqué una estancia tan corta, pero Ellos lo han decidido así.


Si supiese que sentimiento en mi debo cambiar, que vivencia he de sanar, que energía he de equilibrar. Si supiese si hay un problema que arreglar en mi, o algo que se está transmitiendo a mis bebés de mi nacimiento, el de mi pareja o de las experiencias de nuestras madres, si supiese el qué... Pero no lo sé. No sé el motivo de que tres de nuestros hijos se hayan marchado tan rápido. No lo sabemos. No podemos hacer nada. Sólo aferrarnos a que ha sido decisión de Ellos el venir a nosotros, tanto si estamos bien como si no, Ellos sí sabían lo que iba a suceder y aún así nos eligieron. Ellos son Ángeles venidos del Cielo, que nos traen la ilusión y nos llenan de su Luz.


Y que vuelven al Cielo, porque han recorrido su camino, vivido su experiencia. Y sólo puedo decir que los AMO y que los tengo en mi corazón."

Mami.

2 comentarios:

Inma dijo...

Me ha impresionado tu entrada, experiencias muy similares a las yo vividas. Tres pérdidas antes de tener a mi hijo y una después, no sé si llegará mi segundo hijo pero tu entrada me ha hecho sentirme más fuerte, más segura de que es posible, que el próximo bebé elegirá su momento. Saludos.

Mami. dijo...

Hola Inma,
saber que no somos las únicas en vivir experiencias así puede llegar a ser un alivio.
Vivir un aborto, es indescriptible, sólo las que hemos pasado por eso podemos saberlo. Vivir el segundo, es aún peor,porque además de la pena te inunda la desesperanza, el miedo a no conseguir un hijo. Y si tienes la ingrata fortuna de volver a sufrir una nueva perdida,..., sólo mujeres como tú o como yo podemos saber lo que se siente. El vacio es abismal.
Pero no se debe perder jamás la esperanza. Hay que dejar que la vida fluya tranquila, dejar que llege y se marche si debe hacerlo, porque llegará el día en que la vida se aferre a tus entrañas, crezca, se mueva, patee, NAZCA.

Por eso creo que no debemos omitir estas experiencias que hemos vivido. Porque aunque nos duelan, nos encojan el corazón y nos inunden de miedos que nunca desaparecen, hay madres sólas viviendo situaciones similares a las que saber que hay esperanza les puede ayudar a aferrarse a sus sueños.
Gracias inma por tu comentario, y por tu precioso blog.
Un abrazo de madre a madre y fuerza para seguir con tus sueños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...