Vivir con el armario a cuestas.


"Vivir con el armario a cuestas" es la mejor forma que define nuestra manera de relacionarnos en determinados círculos sociales.


Acabo de leer un post sobre la maternidad titulado "Saliendo del armario" del blog Crianza y Confianza y aunque es cierto que en cuanto a la crianza que elegimos para nuestra familia hace ya mucho que dejamos claro cuales eran nuestras formas, aún me veo midiendo mis comentarios con muchas personas. Morderme la lengua y mirar hacia el suelo es algo que he aprendido a hacer en estos años en que soy madre, aunque también he de decir que gracias a mi hija levanto mi mentón muy alto y expongo y defiendo nuestra crianza donde sea necesario. Pero sí, siento que llevo nuestro armarito a cuestas a muchas reuniones y que acabo metiéndome en él. Quizás porque hay personas que directamente evitan escuchar mis motivos y simplemente nos sentencian sin más.
Hablar de escolarización temprana por ejemplo, es algo que hemos optado por evitar  en determinados entornos, y no porque estemos en contra rotundamente, sino porque escuchar nuestra opinión es algo que ha herido a algunas personas ya. Y eso es lo que más nos duele, que muchas veces nos juzgan abiertamente ante nuestras propias narices, pero que nosotros expliquemos porqué hemos decidido no llevar a nuestra hija a la guardería, dormir con ella, darle la teta a los tres años, y un largo etcétera, hace que éstas personas se sientan juzgadas y criticadas ante una simple explicación de "NUESTRA ELECCIÓN".
Evidentemente hay formas de crianza que ni compartimos ni entendemos de ningún modo, pero aunque nos parezcan formas obsoletas y nocivas, tratamos de evitar entrar en confrontamientos sobre lo "mejor" o "peor" para un niño. Hemos aprendido que cada familia escoge la manera que mejor se adapta a sus capacidades o necesidades y que no hay una forma perfecta de criar a un hijo, sino miles. Pero seguimos sintiendo a veces el peso de las miradas, de las preguntas, de los comentarios. Así que hay voy yo, preparada aún algunos domingos con mi discreto armario de camuflaje.....   Triste y avergonzante sí, pero una manera de sobrevivir.
¿Conseguiré algún día hablar abiertamente en todas las ocasiones o será mejor seguir moviéndonos con nuestro armario a cuestas?.

2 comentarios:

Olives and Pickles dijo...

Las personas siempre juzgan a otros por el deseo malicioso de sentirse mejores que uno..especialmente sentir que ellos educan mejor a sus hijos que uno.Pero cuando uno sabe lo que es mejor para sus hijos el resto esta demas!!

Mami. dijo...

Gracias por tus palabras. tienes toda la razón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...